Todas las entradas de: Antonio

Patrimonio cultural inmaterial, ¿Por donde empezamos?

Así como los monumentos y obras de arte se identifican y coleccionan, el patrimonio cultural inmaterial también se puede recopilar y registrar.  escanear0096 De hecho el primer paso que debe dar un Estado parara salvaguardar este patrimonio es identificar y registrar o inventariar las expresiones y manifestaciones susceptivas de ser consideradas patrimonio cultural inmaterial. Los inventarios pueden servir luego de base para elaborar medidas de salvaguardia de las manifestaciones o expresiones del patrimonio cultural inmaterial incluidas o descritas en ellos. Las comunidades deben participar en la identificación y definición del patrimonio cultural inmaterial, puesto que son las que deciden que usos forman parte de su patrimonio culturalescanear0104
Los inventarios de patrimonio cultural inmaterial deben abarcar todas las formas de expresión. Independientemente de lo corrientes o infrecuentes que sean, del porcentaje de la población de la comunidad que participe en ellas, o del impacto que tengan en la comunidad. Convendría también determinar que patrimonio cultural inmaterial es objeto de mayores presiones o peligros más serios. Es más, abría que indicar cuan extendidas están las expresiones o manifestaciones, cuantas perronas participan en ellas y cuál es su impacto, para mostrar el grado de solidez o fragilidad de cada una de ellas. Teniendo en cuenta que el patrimonio cultural inmaterial cambia constantemente, los inventarios deberían actualizarse con regularidad.escanear0148

 

Patrimonio cultural inmaterial

La  religiosidad popular encierra en  si  misma caracteres, que  no por su similitud, dejan de  expresarse en  manifestaciones de  la  misma  como  puede  ser  la  Semana  Santa.escanear0258

Lo mágico,  lo  simbólico, lo imaginistico,  lo místico,  lo  festivo, lo  teatral,  lo  comunal, o lo  político.. son algunos  de  estos rasgos que  tienen  en  la  semana santa  Pradoluenguina constatación  tradicional.

Antes más que ahora, y  con  la  llegada  de  Miércoles de  Ceniza, que daba por  acabado el  festejado  Carnaval,  la  Cuaresma marcaba durante  cuarenta  días un  ambiente  de  austeridad  en  el  que  se  alteraban  los  hábitos alimenticios, con la  prohibición expresa de  comer  carne  para  todos  aquellos, los  más, que no podían  sufragar las  bulas  dispensarías; así bien esta  practica  se  va  perdiendo, su  valor  dietético era  indudable. También en  estas  fechas  la seriedad  de  los sermones  desembocaba  en  el  “tiempo más  fuerte de  todo el  años cristiano”.escanear0260

Es la  semana  Santa.

Algunas  costumbres de  estas  fechas  se fueron  perdiendo. Como la cubrición de los  altares o  el ruido atronador, que  tras el  canto  del  miserere,  producían las  carraca, supletorias de  las  campanas calladas  por  el  dolor.

Otras aún se  mantienen, com9o  el Domingo  de  Ramos o  la elección del   Prior de  la  Cofradía de  la Vera Cruz, con  el  clásico  petitorio por  las  calles de  la Villa y  el  convite sufragado  por  el  elegido. Esta es  una  de  las  tradiciones más arraigadas  en  la  villa.escanear0265

También goza  de  mucha  aceptación  el  misterio de  la  pasión, llevado  a  la calle, concurrido,  por  forasteros  y  parroquianos. Procesión de  Viernes  Santo en  la  que  destacan 6 pasos: La Adoración del Huerto,  La  Flagelación, El Nazareno, El Cristo de  la  Buena  Muerte, El Santo  Sepulcro y  la  Dolorosa. Acompañados  por  las  Cofradías  respectivas y culminados  con el  canto  de  la Salve en  el  Pórtico de  la  Iglesia.escanear0262

Las  celebraciones  pascuales  han tenido  en Pradoluengo el reflejo de  lo que  para  los  castellanos  suponen los días de Semana  Santa: recogimiento, austeridad, reflexión y  perdón.

Todos  estos  actos  hacen  de  la  Semana  Santa de  Pradoluengo un  tiempo de  especial interés, tanto  cultural como  artístico, considerado como  parte de  su  patrimonio  cultural inmaterial, sin  olvidarnos de su  sentido  religioso.escanear0264

La salvaguardia del patrimonio viviente

Como ocurre con la cultura en general, el patrimonio inmaterial cambia y evoluciona constantemente, y cada nueva generación lo enriquece. Muchas expresiones y manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial están amenazadas por la globalización y la homogeneización, y también por la falta de apoyo, aprecio y comprensión. app0005

Si no se alimenta, el patrimonio cultural inmaterial podría perderse para siempre, o quedar relegado al pasado. Su preservación y transmisión a las futuras generaciones lo refuerza y mantiene en vida, al tiempo que le permite cambiar y adaptarse.

 Para salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial necesitamos medidas distintas de las destinadas a conservar monumentos, sitios y espacios naturales.

 Si queremos mantenerlo vivo, debe seguir  siendo pertinente para una cultura y ser practicado y aprendido regularmente en las comunidades y por las generaciones sucesivas. Las comunidades y grupos que practican estas tradiciones y costumbres en todo el mundo tienen sistemas propios de transmisión de sus conocimientos y técnicas, en general más por vía oral que escrita. Por consiguiente, en las actividades de  salvaguardia  deben participar siempre las comunidades, los grupos y, cuando proceda, los individuos que son depositarios de ese patrimonio.escanear0063

” Para mantenerse vivo, el patrimonio cultural debe seguir siendo pertinente para una cultura y ser practicado y aprendido regularmente en las comunidades y por las generaciones sucesivas”.

 Pero, ¿cómo salvaguardar y efectuar la gestión de un patrimonio que cambia constantemente y forma parte de una “cultura viva”, sin fosilizarlo o banalizarlo? Existe el peligro de que ciertos elementos del patrimonio cultural inmaterial mueran o desaparezcan si no se contribuye a su salvaguardia. Salvaguardarlos requiere la transferencia de conocimientos, técnicas y significados.escanear0086

En otras palabras, la salvaguardia se centra sobre todo en los procesos inherentes a la transmisión o comunicación del patrimonio de una generación a otra, y no tanto en la producción de sus manifestaciones concretas, como la ejecución de una danza y una canción, o la fabricación de un instrumento musical o un objeto de artesanía.

Salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial significa velar por que siga formando parte activa de la vida de las generaciones presentes y se transmita a las venideras. Las medidas de salvaguardia están encaminadas a asegurar la viabilidad de este patrimonio y su continua recreación y transmisión. Entre las iniciativas  para salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial se cuentan su identificación, documentación, investigación, preservación, promoción, mejora y transmisión, en particular a través de la educación formal y no formal, así como la revitalización de sus diferentes aspectos.escanear0085

 La salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial es un factor importante del desarrollo económico, aunque no haya que recurrir forzosamente a actividades generadoras de ingresos como el turismo, que pueden atentar contra la integridad  del patrimonio vivo.

 Se debe dar preferencia al fortalecimiento de las funciones del patrimonio cultural inmaterial en la sociedad y fomentar su integración en las políticas de planificación de la economía.  

“El patrimonio cultural inmaterial comprende tradiciones orales, artes escanear0166del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y practicas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía”.

 

El patrimonio cultural inmaterial

 

Pese a su fragilidad, el patrimonio cultural inmaterial es un importante factor del mantenimiento de la diversidad cultural frente a la creciente globalización. La comprensión del patrimonio cultural inmaterial de diferentes comunidades contribuye al diálogo entre culturas y promueve el respeto hacia otros modos de vida.escanear0105 La importancia del patrimonio cultural inmaterial no estriba en la manifestación cultural en sí, sino en el acervo de conocimientos y técnicas que se transmiten de generación en generación. El valor social y económico de esta transmisión de conocimientos es pertinente para los grupos sociales tanto minoritarios como mayoritarios de un Estado, y reviste la misma importancia para los países en desarrollo que para los países  desarrollados. El patrimonio cultural inmaterial es: 

Tradicional, contemporáneo y viviente a un mismo tiempo: el patrimonio cultural inmaterial no solo incluye tradiciones heredadas del pasado, sino también usos rurales y urbanos contemporáneos característicos de diversos grupos culturales.DSC_0586 - copia

 Integrador: podemos compartir expresiones del patrimonio cultural inmaterial que son parecidas a las de otros. Tanto si son de la aldea vecina como si provienen de una ciudad en las antípodas o han sido adaptadas por pueblos que han emigrado a otra región, todas forman parte del patrimonio cultural inmaterial: se han transmitido de generación en generación, han  evolucionado en respuesta a su entorno y contribuyen a infundirnos un sentimiento de identidad y continuidad, creando un vínculo entre el pasado y el futuro a través del presente.escanear0149

 El patrimonio cultural inmaterial no se presta a preguntas sobre la pertenencia de un determinado uso a una cultura, sino que contribuye a la cohesión social fomentando  un sentimiento de identidad y responsabilidad que ayuda a los individuos a sentirse miembros de una o varias comunidades y de la sociedad en general.

 Representativo: el patrimonio cultural inmaterial no se valora simplemente como un bien cultural, a título comparativo, por su exclusividad o valor excepcional. Florece en las comunidades y depende de aquéllos cuyos conocimientos de las tradiciones, técnicas y costumbres se transmiten al resto de la comunidad, de generación en generación, o a otras comunidades. escanear0086

         Basado en la comunidad: el patrimonio cultural inmaterial sólo puede serlo si es reconocido como tal por las comunidades, grupos o individuos que lo crean, mantienen y transmiten. Sin este  reconocimiento, nadie puede decidir por ellos que una expresión o un uso determinado forma parte de su patrimonio.

  El patrimonio cultural inmaterial depende de aquellos cuyos conocimientos de las tradiciones, técnicas y costumbres se transmiten al resto de la comunidad, de generación en generación, o a otras comunidades

 escanear0242

El Patrimonio Cultural

  Podemos compartir expresiones que se han transmitido de generación en generación, han evolucionado en respuesta a su entorno y contribuyen a infundirnos un sentimiento de identidad y continuidad.

escanear0151 - copia
Secando lana

La UNESCO y el patrimonio cultural

Hay cosas que nos parece importante preservar para las generaciones futuras. Su importancia puede deberse a su valor económico actual o potencial, pero también a que nos provocan una cierta emoción o nos hacen sentir que pertenecemos a algo, un país, una tradición o un modo de vida. Puede tratarse de objetos que poseer o edificios que explorar, de canciones que cantar o relatos que narrar. Cualquiera que sea la forma que adopten, estas cosas son parte de un patrimonio y este patrimonio exige que nos empeñemos activamente en  salvaguardarlo.

escanear0054 - copia
Pastoreo en al sierra

 

El contenido de la expresión “patrimonio cultural” ha cambiado bastante en las últimas décadas, debido en parte a los instrumentos elaborados por la UNESCO. El patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos, sino que comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional .

 Patrimonio inmaterial?

 La UNESCO, que es el único organismo especializado de las Naciones Unidas cuyo mandato trata específicamente de la cultura, ayuda a sus Estados Miembros a concebir y aplicar medidas para la salvaguardia efectiva de su patrimonio cultural. Entre esas medidas, la adopción de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial fue un paso importante hacia la formulación de nuevas políticas en la esfera del patrimonio cultural.escanear0002

La Oveja Merina

 La merina es una de las razas de ovejas más antiguas del mundo. Y uno de los más fuertes.
Cuando a finales del siglo XV el dominio árabe en España estaba reducido a un pequeño territorio en Andalucía, la merina se había extendido a toda la meseta manchega y a la meseta norte y a Portugal, en detrimento de la oveja autóctona española, llamada oveja manchega. Es entonces cuando el Consejo de la Mesta, que regulaba de forma exclusiva desde el pastoreo hasta la producción y comercialización de la lana, adopta el producto de la merina en forma de monopolio.

La merina es una oveja de cuello y patas cortas, que a simple vista da ya la impresión de una gran riqueza en lana, “como un ovillo con patas” (dicen los pastores). Su lana es larga, fina y rizada, que son las mejores cualidades de la lana. El color del vellón es blanquecino, sin manchas, y sólo en pocos casos los machos (carneros) presentan unos cuernos en espiral.